Características de la zona

Geología y relieve 

ComarcaLa Comarca del Corredor de la Plata se localiza en la zona noroccidental de la provincia de Sevilla, constituyendo parte de una amplia zona protegida de Sierra Morena. Limita con dos parques naturales de gran importancia: por el noreste con el Parque Natural Sierra Norte en la provincia de Sevilla, y por el noroeste con el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche en la provincia de Huelva; conformando un pasillo natural entre las provincias de Sevilla y Huelva y la comunidad Extremeña, conexionando la capital con las mismas.

Ocupa una superficie de 113.000 Ha. y engloba una población de 20.000 habitantes, formada actualmente por los municipios de Aznalcóllar, Castilblanco de los Arroyos, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, Gerena. Corredor de la Plata 

La geología de la comarca hay que enmarcarla dentro de Sierra Morena, que se formó como consecuencia del plegamiento herciniano que afectó a la Península Ibérica durante la Era Primaria. Sierra Morena es la segunda gran unidad de relieve en la configuración física de Andalucía, que recorre de este a oeste el norte de la región; constituye el escalón meridional de los relieves de la Meseta Central española, su límite ante el valle del Guadalquivir.

Corredor de la PlataEsta sierra ha permanecido estable durante cientos de millones de años, su superficie ha sido erosionada, arrasada y modelada por los ríos, que terminaron por rebajar sus alturas iniciales aprovechando los materiales más blandos y las líneas de debilidad para instalarse. Los materiales que la constituyen son fundamentalmente rocas intrusivas como el granito y volcánicas antiguas, también rocas afectadas por procesos metamórficos, sobre todo pizarras y en menor medida calizas.

Evolución geológica.

Fue el mar postarcaico del primario donde se depositan los materiales finos y arcillosos, característicos de mares profundos que son los que constituyen y originan los grandes paquetes pizarrosos y arcillosos de Sierra Morena. Estos sedimentos se ven afectados por los plegamientos que durante la primera mitad del paleozoico tuvieron lugar en el resto del continente, dándose claras discordancias con los depósitos posteriores. La interrupción de la sedimentación durante el ciclo orogénico Herciniano, trajo consigo la salida de depósitos al exterior, planos y que después fueron colonizados, quedando constituido así, el llamado Escudo Hespérico, cuyo borde meridional corresponde a la Sierra de Sevilla.

Después del movimiento hercínico queda todo relativamente tranquilo durante un gran período de tiempo que ocupa todo el secundario hasta el terciario, pero en éste, como consecuencia de la orogenia Alpina, es cuando se realiza el definitivo modelado de Sierra Morena. Como consecuencia del hundimiento de la depresión del Guadalquivir la erosión ascendente de los ríos crece en intensidad, afectando al paleozoico. El bloque montañoso de Sierra Morena participa de los caracteres generales geológicos y geomorfológicos de los macizos antiguos, cuyos rasgos más sobresalientes quizás sean la complejidad petrográfica, los ciclos tectónicos superpuestos y las superficies de aplanamiento.

La sierra norte: un macizo antiguo arrasado.

Tal como su nombre indica, esta región natural cubre el área más septentrional de la provincia de Sevilla. En forma aproximadamente triangular, ocupa desde el río Sotillo, limítrofe con Badajoz en su ángulo superior, hasta La Puebla de los Infantes y Aznalcóllar, en los ángulos este y oeste, respectivamente.

El Corredor de la Plata forma la parte sudoeste de la región, ocupando aproximadamente 91.000 Has. La Sierra Norte, enclavada en la extensa comarca de La Sierra, se individualiza como la fracción más sureña del sistema orográfico de Sierra Morena que desciende y muere en el valle del Guadalquivir. Es por tanto, el borde de zócalo paleozoico de la Meseta Meridional que da entrada a la depresión bética. En el relieve actual, modelado por sucesivos ciclos erosivos, se pueden distinguir 3 grandes unidades:

-Crestas y cimas, de orientación NO-SE, con un relieve rejuvenecido por la orogénesis alpina y laderas netamente asimétricas.
-Penillanuras erosionadas, ligeramente onduladas.
-Gargantas estrechas y profundas, formadas por la erosión fluvial de los afluentes de la margen derecha del río Guadalquivir.

Características edafológicas.

En líneas muy generales, podemos considerar los suelos de la Sierra Norte como típicamente ácidos, es decir, muy bajos en caliza y ricos en materiales silíceos. Lo cual, ya de entrada, marca una importante divisoria para con las otras regiones sevillanas, de naturaleza predominantemente básica. Sin embargo, bajo más detenido examen, aparece una bien definida diversificación edáfica que nos permite establecer varios tipos de suelo, siendo los suelos pardos sobre granito los predominantes en nuestra zona.
Este tipo de suelo tiene una profundidad media y la desintegración del granito produce una granulación arenosa. La erosión provoca la formación de cárcavas en las zonas de mayores pendientes que, desprovistas de un manto de vegetación, dejan al descubierto la roca madre. De pH ácido, escasez de calcio y relativa riqueza en material húmico son sus características más señaladas; en su arcilla encontramos principalmente cloritas y micas.

Los suelos pardos sobre granito suponen un importante porcentaje de la superficie del Corredor de la Plata, pues abarca los municipios de El Castillo de las Guardas, El Ronquillo, El Garrobo, Castilblanco de los Arroyos y parte de Gerena.

Otro tipo de suelo de la zona es la tierra parda meridional sobre pizarra. Se trata de suelos poco profundos, aunque presentan grandes diferencias en el desarrollo del perfil. Posee un horizonte muy delgado, compuesto por restos de hojas y raíces que se encuentran en la superficie. El horizonte A, de color pardo oscuro tiene una textura limoarenosa y una estructura grumosa, encontrándose bien enraizado. El horizonte B, de color pardo amarillento posee una textura arenolimosa y una estructura igualmente grumosa que suele deshacerse cuando está seco. Abarca zonas de los municipios de Gerena, El Madroño y Aznalcóllar. Diversas franjas volcano-sedimentarias, lehm margoso, serosem y serorrendsinas completan la estructura edafológica.

 

Climatología

El clima de la comarca es de tipo mediterráneo subtropical, puede considerarse como de transición entre los climas típicamente templados de latitudes medias, con influencia atlántica, y los subtropicales propios de latitudes inferiores. Su posición geográfica dentro de la provincia y de Andalucía hace que se vea afectada por el Atlántico y la influencia del desierto del Sahara; así, la dinámica general de la atmósfera está determinada por 2 procesos principales: el primero favorece que en el invierno la región se encuentre afectada por la influencia de los frentes atlánticos, el segundo hace posible el predominio de las altas presiones (anticiclón de las Azores) y la penetración de la influencia climática del desierto en verano. El clima se caracteriza por presentar veranos secos y calurosos mientras que en invierno, con temperaturas relativamente suaves, es cuando suelen concentrarse las precipitaciones que, en general resultan más bien escasas e irregulares. Debido al carácter templado-cálido de sus temperaturas y la escasez relativa de sus precipitaciones resulta el acusado déficit hídrico que hace que el agua sea siempre un bien escaso e irregularmente distribuido. Los cultivos más adaptados al clima son los cereales, olivo, vid y en menor medida, algodón y frutales

Régimen pluviométrico.

Dos caracteres se constatan a éste respecto: la irregularidad temporal de la marcha de las precipitaciones y las diferenciaciones espaciales generadas en razón del relieve principalmente. En la comarca, las medias anuales oscilan entre los 1.000-800 mm en la zona norte y los 700-600 mm en el resto. Uno de nuestros municipios: el Madroño, es el más húmedo de toda la provincia de Sevilla debido a su altitud y a su relieve accidentado -está inserto en la isoyeta de 800 mm-. Tan importante como valorar los totales de lluvia recogida es ver cuál es su reparto a

lo largo del año, tanto a nivel de estaciones como número de días. El carácter de la irregularidad se ve plasmado cuando observamos con atención los días con lluvias. Un total de algo menos de 90 días de lluvias pueden intercalarse con años que reducen las cantidades a 50 días. Tales jornadas húmedas suelen presentarse con un máximo invernal y otro equinoccial. El primero se concentra en diciembre y enero – con más o menos el 40% del total de lluvias – mientras que el segundo corresponde al período otoñal. En cualquier caso, lo más constante y generalizador es la presencia durante los meses de julio y agosto de una acentuada estación seca.

La temperatura.

Las temperaturas medias anuales de la comarca rondan entre los (16-18)ºC. La evolución anual de las temperaturas presenta un resalte en los meses centrales de Julio y Agosto, o sea, coincidiendo con la estación veraniega. Durante ellos las máximas rebasan los 40ºC y las mínimas se sitúan en torno a los 20ºC. Existen contrastes entre los diversos municipios; así, los situados al sur como Gerena y Aznalcóllar pueden alcanzar hasta 44ºC, mientras que en los situados al norte son menores, sobre todo debido a su mayor altitud (en municipios como Castilblanco raramente se alcanzan los 40ºC). Este contraste se repite también en los meses más fríos que son Diciembre y Enero, pues sólo en las zonas situadas al norte de la comarca las temperaturas mínimas suelen bajar de los 0º, pero las medias son mucho más suave (8-10)ºC. Hay que señalar también la presencia en los meses de invierno de heladas nocturnas.

Ríos y embalses

Ríos y Embalses El ciclo natural del agua se caracteriza por acusar un fuerte estiaje de tres o más meses, durante los cuales la escasez de lluvias hace que los cursos fluviales reduzcan notablemente sus caudales.Otro rasgo notable es la elevada evapo-transpiración ya que una parte importante del agua precipitada vuelve de esta forma a la atmósfera y consiguientemente disminuye la cantidad de agua que realmente discurre por la superficie terrestre.

En nuestra comarca el agua adquiere especial relevancia al ser una importante zona receptora. Idea de ello da el que algunos de los más importantes embalses abastecedores del área metropolitana de Sevilla se encuentren en ella. Destaca El Madroño, por su especial riqueza hídrica al ser el término municipal de mayor pluviosidad de la provincia. Del sistema de ríos y arroyos que riegan el Corredor de la Plata hay que destacar al Guadiamar, Viar, Rivera de Cala, Rivera de Huelva, Rivera del Jarrama, Crispinejo o Agrio , arroyo del Gallego, arroyo Cañaveroso…

Ríos y Embalses El río Guadiamar es el último afluente importante que recibe el Guadalquivir por su margen derecha aportándole caudales considerables que, en sus avenidas, llegan a ser del orden de los 1.500 m3/seg. El curso del Guadiamar presenta un cauce perfectamente definido en los primeros 62 km., desde su nacimiento en las proximidades de El Castillo de las Guardas, hasta el principio de la zona de marismas, en las que, a su llegada, se abre en forma más o menos irregular, vertiendo sus aguas sobre las tierras colindantes.

En nuestra comarca recorre aproxima-damente 40 km. por los términos de El Castillo y Gerena.Ríos y Embalses

El Guadiamar está constituido en su curso superior por 2 corrientes principales: la del propio Guadiamar y la del río Agrio, que se le une por la derecha. A lo largo de su recorrido, nos ofrece dos tramos de características completamente diferentes, ya que, si bien en su curso superior sigue un cauce normal, después este cauce desaparece. La cuenca del Guadiamar tiene muchas semejanzas con el Rivera de Huelva, tanto en extensión como en características pluvio-métricas, si bien en su altitud media es algo menor que la de este río. La superficie de la cuenca es de 10,4 km2. Las cotas más altas del río están en la cabecera con cotas superiores a los 300 m.

El río Viar nace en la provincia de Badajoz y vierte sus aguas al Guadalquivir en el término de Castilblanco de los Arroyos en dirección norte-sur. En la margen derecha del Viar desembocan algunos arroyos que llevan agua durante todo el año: arroyo del Perrero, del Carpio,etc. Por esta margen también vierten sus aguas numerosos arroyos que se secan en período estival, llevando agua únicamente en épocas de lluvia, ya que el régimen que los alimenta es de origen pluvial. Mantiene un estado de conservación aceptable presentando un bosque galería en algunos de sus tramos, cobijando a un gran número de especies protegidas tanto de insectívoros como de carnívoros. La vegetación la constituyen álamos,adelfas, chopos, fresnos, sauces y zarzamoras, además de los matorrales propios de las riberas: jaras, tomillo, romero, etc.

Ríos y Embalses El río Rivera de Cala bordea el límite Este de El Ronquillo con Almadén de la Plata, separando después los municipios de El Ronquillo y Castilblanco para desembocar en el río Rivera de Huelva ya en el término de Guillena; recorriendo aproximadamente 32 km. dentro de nuestra comarca. De este río se nutren dos pantanos: el de Cala y el de Castilblanco.

Tiene diversos afluentes de caudal permanente como el arroyo de los Pilones por su margen derecha y los arroyos de los Quejigales, del Grama, el Rey, etc. por su izquierda, contando también con varios afluentes de origen pluvial. La vegetación y la fauna son similares a las del río Viar.

El río Rivera de Huelva recorre unos 18 km. en nuestra comarca entre los municipios de El Castillo de las Guardas y El Ronquillo. Es afluente del Guadalquivir, vierte sus aguas por la margen derecha muy próximo a Sevilla y cifra su interés no solamente en las necesidades de regulación, sino que en su cuenca está basado el abastecimiento de agua de la capital y de los numerosos pueblos que la rodea. De sus aguas se abastece el pantano de la Minilla que está situado en los límites de los términos municipales de El Garrobo, El Castillo de las Guardas y El Ronquillo.

El río Rivera del Jarrama y el arroyo del Gallego son afluentes del río Tinto y hacen de divisoria municipal por el oeste y sur respectivamente de El Madroño. Al Rivera del Jarrama afluye el arroyo de Juan Antón, que nace al norte de la aldea del mismo nombre y recorre el municipio en dirección este-oeste. Esta red de arroyos y ríos tiene una organización típica de las zonas montañosas, excavando valles en V y aprovechando las fracturas de origen tectónico para trazar su curso. Las posibilidades de formación de acuífero son prácticamente inexistentes, ya que los materiales que constituyen el sustrato geológico son impermeables. No obstante, pueden formarse pequeñas bolsas de agua muy localizadas junto a los arroyos.

Ríos y EmbalsesPor último hay que destacar el río Crispinejo o Agrio, que nace en las inmediaciones de El Castillo de las Guardas y penetra en el término de Aznalcóllar recorriendo unos 28 km. hasta el pantano. Las aguas del río Agrio -cuyo cauce está declarado oficialmente protegido- son de una acusada acidez debido principalmente a las explotaciones mineras de El Castillo y Aznalcóllar. Los pantanos que pertenecen a la comarca son La Minilla, Cala, Aznalcóllar y Castilblanco.

El embalse de La Minilla se encuentra situado en el río Rivera de Huelva en posición intermedia entre el embalse de Zufre y del Gergal. Se localiza sobre los términos municipales de El Garrobo, Castillo de las Guardas y El Ronquillo.

La zona del embalse de Castilblanco y sus inmediaciones está constituida por rocas ígneas, fundamentalmente plutónicas, en las que pueden distinguirse dos unidades fundamentales, ambas de gran extensión: el macizo de Castilblanco, sobre el que se asienta dicha población, que está situado prácticamente en su totalidad al este de la Rivera de Cala -que en esta zona discurre en dirección norte-sur- y el macizo de la Serrezuela, que limita con el anterior y se extiende ampliamente hasta el oeste.

El embalse de Aznalcóllar se construyó a finales de los años 80 en la confluencia de los cauces del río Crispinejo.

 

Flora

1. Aspectos generales.

El suelo, es el soporte, la causa o el origen de una determinada vegetación, cuya estructura y composición florística dependerá también de otros motivos o circunstancias. Así, el clima es un factor determinante, y por ello, predomina una vegetación adaptada a situaciones adversas, caracterizada por una dura sequía estival que a menudo sobrepasa los cinco meses de duración .

Los árboles son en general de poca altura y espaciados, con hojas coriáceas, de colores pálidos y gruesa corteza. Los arbustos son los que muestran una gama de adaptaciones más extensa. Así existen con hojas de mínima superficie, lineares o aciculares como la aulaga y el brezo. Hojas con bordes replegados como el jaguarzo negro, romero; o cubierto de pelo o tomento como el mata-gallo y tomillo; con colores blanquecinos: jara blanca y jaguarzo. Las herbáceas son las que han resuelto mejor la cuestión pues mueren al comenzar el estío, no sin antes haber dejado un número suficiente de semillas que garantice la supervivencia de la especie. Además de la amplia lista de especies autóctonas, hay muchas plantas exóticas, traídas como plantas de cultivo u ornamentales, llegados otras por las rutas comerciales. Todas se han aclimatado y forman parte del paisaje. Hay numerosas especies foráneas que viven de forma asilvestrada; algunas tan conocidas como la pita, chumbera, ricino o vinagrillo que proceden de tierras lejanas como América tropical o Sudáfrica.

2. Recursos paisajísticos

La dehesa es el paisaje más representativo de la comarca. El nivel óptimo para que se desarrolle una dehesa oscila entre los 300 y 500 m de altitud. La pluviometría anual varía entre los 400 y los 800 mm, dentro de las características específicas del clima mediterráneo. Ocupa fundamentalmente áreas pizarrosas y graníticas, con suelos poco profundos y ácidos. La dehesa tiene un tipo de organización donde se integran los aprovechamientos agrícolas, ganaderos y forestales, destacando en nuestra comarca la dehesa utilizada como hábitat del toro de lidia, muy abundante en la zona. El corcho, la leña, las tierras labradas, la apicultura, las plantas aromáticas etc. son recursos complementarios que dan idea de la enorme diversidad de recursos de la dehesa. Al hablar de dehesa tenemos que nombrar como protagonista de la misma a la encina, que es sin duda alguna, la especie forestal dominante en la comarca. La encina suele ir acompañada del alcornoque, presente también en la zona.

Las repoblaciones forestales constituyen otro tipo de paisaje de la comarca. Se centra fundamentalmente en los términos de Aznalcóllar y El Madroño, donde llega a ser el primer uso del municipio al suponer el 50% de la superficie municipal, mientras que en Aznalcollar, la superficie repoblada más la que cuenta con vegetación natural, sobrepasa el 60 % de la superficie del término. Las repoblaciones están compuestas fundamentalmente por pinos y eucaliptos, si bien este último va desapareciendo sustituyéndose por repoblaciones de pinos y encinas.

El monte bajo aparece en el entorno de las dehesas, actuando como transición entre el espacio agrario y las repoblaciones. Está representado por el matorral, elemento indisociable del monte mediterráneo. Predomina en zonas conprecipitaciones inferiores a los 200 mm, irregularmente repartidas y con importantes variaciones intranuales; así como en zonas difícilmente conquistables para el arbolado, que suele refugiarse allí donde puede compensar el déficit hídrico. Este matorral está formado por especies tan adaptadas a la falta de agua que incluso llegan a desprender las hojas durante el verano, invirtiendo el proceso normal de defoliación.

Está constituido por una mezcla irregular de especies diferentes, pero con predominio de esclerófilas y laurifolios; es decir, especies de hoja dura, pequeña, rígida y persistente, con una gran presencia de especies arbóreas propias del bosque mediterráneo pero reducidas a talla arbustiva. El matorral más representativo está compuesto por jaras, retamas, aulagas, madroños, palmitos, etc. que se caracterizan por su importancia ecológica y paisajística.

El monte alto es menos frecuente en la comarca aunque lo componen básicamente la encina, el alcornoque, el roble andaluz, el castaño, etc.

El bosque de ribera se extiende en la comarca por la mayor parte de sus ríos y arroyos. La vegetación presente se caracteriza por la formación de bosques galerías a base de álamos, alisos, fresnos, adelfas, chopos, sauces, zarzamoras, etc.

 

Especies arbóreas

 

Alcornoque. (Quercus suber)

Alcornoque El alcornoque es un árbol de hoja perenne de hasta 25 metros de altura, y muy longevo, llegando a alcanzar algunos ejemplares hasta quinientos años de vida. Tiene el tronco muy grueso, con la corteza de color gris y muy ancha, de hasta 15 cm o más de grosor. La copa es muy amplia, con ramas fuertes, gruesas y de un marcado trazado horizontal. La floración es continua, desde abril incluso hasta el otoño. Las bellotas tienen una maduración anual en tres capas, las primeras en septiembre, las segundas en otoño y las terceras a últimos de enero. Su óptimo ecológico lo consigue sobre suelos silíceos, sueltos y frescos, en climas cálidos y templados, algo húmedos y sin fuertes heladas. Elige laderas poco elevadas abrigadas de los vientos del norte. Donde se cumplen estas exigencias forma bosques propios desplazando a la encina, pero normalmente se encuentran adehesados.

EncinaEncina. (Quercus rotundifolia)

EncinaEs un árbol de copa amplia y redondeada que puede alcanzar los 25m de altura en los ejemplares adultos. Florece en primavera y suele diseminar los frutos en octubre. La bellota es largamente ovoide, con un pedúnculo muy corto y con una cúpula, a modo de sombrerillo, que cubre la base. Tiene un crecimiento rápido y es uno de los árboles más longevos, pudiéndose encontrar individuos con 700-800 años. Forma encinares, normalmente aclarados, constituyendo las dehesas.En ellas se alimenta el ganado porcino con sus dulces bellotas.

Pino piñonero.(Pinus pinea L.)

Árbol de talla media. Florece en primavera, no llegando a madurar los piñones hasta después de tres años. Una sola piña produce hasta 100 piñones, que puede mantener su capacidad de germinación varios años. Es un árbol de gran longevidad llegando a vivir 500 años y alcanzando a veces grandes dimensiones. Los bosques de piñoneros ofrecen cobijo y alimento a numerosos animales en peligro de extinción como el lince o el águila imperial.

BrezoBrezo. (Erica herbácea)

BrezoArbusto enano siempre verde, reptante, muy ramificado. Sus ramas son finas y la corteza de color pardo claro; las ramitas floríferas son ascendentes; las ramitas jóvenes suelen ser glabras, con costillas bien marcadas. Las hojas habitualmente en número de 4, tienen aspecto acicular, sin estipulas. Las flores son rosadas, de color carne o carmín claro y están dispuestas en racimos terminales, densos, foliados, habitualmente unilaterales. Abunda en nuestra comarca en bosques poco densos y lugares rocosos, generalmente sobre terrenos calcáreos. Cuando los suelos son silíceos aparece el Brezo Alvaro Brezo blanco (Erica Lusitánica), formando parte del sotobosque y matorrales de áreas de montaña. Sin llegar a grandes altitudes, señala la situación de las hondonadas o dibuja, de acuerdo con sus preferencias por las localizaciones de cierta frescura y humedad, el curso de los cauces. A diferencia de la Erica herbácea, es un arbusto que puede llegar a los tres m. de talla. Las flores son blancas con viso rosa, reunidas de 1-3 en el extremo de las ramillas. En nuestra comarca tiene aprovechamiento económico al ser recolectado y utilizado en la adecuación de jardines particulares -pantallas visuales, parasoles…-

Lentisco (Pistacia lentiscus)

Es un arbusto de 1 ó 2 metros cuyas ramas, al cortarlas, desprenden un olor aromático resinoso. Las hojas son perennes, compuestas paripinnadas con 2-12 hojuelas coriáceas. Las flores son verdes o rojizas y sin pétalos. El fruto es una pequeña drupa, al principio roja y luego casi negra. Florece de marzo a mayo y los frutos maduran en otoño. Constituye matorrales y suele formar parte del sotobosque de encinares y alcornocales de tipo termófilo.

MadroñoMadroño (Arbutus unedo)

MadroñoEl nombre Arbutus significa «arbolillo» y unedo «comer solo uno», haciendo referencia a la embriaguez y dolor de cabeza que pueden producir los frutos comidos en exceso. Es un arbusto o arbolillo normalmente de 2 ó 3 m, que suele tener las ramillas teñidas de rojo. El fruto es una baya globosa, al principio de color verde, luego amarilla y en la madurez roja con la superficie granulosa. Florece en otoño, al mismo tiempo que maduran los frutos del año anterior. Su gran cantidad de hojas muertas enriquece al humus del suelo, pudiéndose considerar al madroño como buen indicador de suelos que no han perdido la fertilidad. Constituye la alimentación básica de las aves frugívoras. Es muy utilizado para especie ornamental por la belleza de su follaje, flores y frutos. Estos últimos, que son comestibles, se emplean para hacer confituras y bebidas alcohólicas.

Enebro (Juniperus oxycedrus)

Su nombre específico oxycedrus significa «cedro pinchoso o punzante». Florece al principio de primavera y al segundo año madura el fruto, que es abayado, globoso y de color rojo. Es muy resistente al frío y a la sequía. No forma masas puras. Suele acompañar a encinas, pinos y también a alcornoques, quejigos y sabinas. Majuelo (Crataegus monogyna).- Es un arbusto arbolillo de unos 3 ó 4 metros, muy ramificado y con fuertes espinas. Las hojas son caducas y con la lámina hendida en 3 a 7 lóbulos desiguales. Produce flores desde abril a junio que son muy olorosas, blancas o blanco rosados. Los frutos, llamados «majuelas», son globosos y rojos y maduran, generalmente, en septiembre u octubre. Es una especie poco exigente, desarrollándose sobre todo tipo de terrenos, tanto en climas fríos como cálidos y desde el nivel del mar hasta los 1.800 m e incluso más. El majuelo puede formar rodales, pero lo normal es encontrar ejemplares sueltos. Junto a otras rosáceas espinosas, forma la orla natural de los bosques caducifolios.

PalmitoPalmito. (Chamaerops humilis)

PalmitoPalmera de tronco apenas desarrollado o bien con varios troncos que se separan ya desde el suelo; no sobrepasa los 2 m. de altura. El tronco, como otras muchas palmeras, queda cubierto por las bases de la hojas muertas. Las hojas se disponen apretadamente en roseta y en forma de abanico. Las flores son unisexuadas; las masculinas y las femeninas se encuentran en individuos separados, por lo que la planta es dioica. Las flores se agrupan en gran número de inflorescencias compuestas, que asoman algo inclinadas entre la roseta de hojas. Fruto amarillo rojizo, globular o alargado, cuyo aspecto recuerda a una aceituna madura, de unos 3-4 cm de grosor, no comestible y sin ninguna utilización. Es la única palmera autóctona de Europa que existe en estado natural. Crece en suelos arenosos, rocosos y muy secos y se propaga vegetativamente con facilidad. Para el ser humano, el palmito, además de su función ornamental, reviste también una cierta importancia económica, ya que de las fibras de sus hojas se fabrican cepillos y cuerdas. En Aznalcóllar y Castilblanco de los Arroyos la importancia de esta planta fue grande. En el primero, existio una gran fábrica hasta mediados de la década de los sesenta. En Castilblanco por su parte, la utilización de la palma como materia prima comenzó en 1912, convirtiéndose entre 1955 y 1965 en el centro de la economía del pueblo, llegando a contabilizarse hasta un total de 23 fábricas para hilar la palma y obtener la crin vegetal. Además de este uso, se utilizaba la palma para escobas y el cogollo para pleita. A c t u a l m e n t e , desaparecida la crin vegetal, se sigue aprovechando el cogollo, materia prima para hacer el tejido de pleita, así como otras utilizaciones del palmito como materia prima para la artesanía. En esta localidad existe un monumento al palmero en recuerdo de aquel oficio prácticamente desaparecido.

Roble andaluz (Quercus canariensis)

Es un árbol de hasta 30 m, de copa amplia y densa. Las hojas son marcescentes, con el borde dentado y la nerviación muy marcada por el envés. Las bellotas tienen un pedúnculo corto y grueso y están cubiertas hasta la mitad por la cúpula. Florece en primavera y los frutos maduran en otoño. Su mejor desarrollo lo encuentra sobre suelos profundos y frescos y en climas suaves, sin heladas frecuentes y con suficiente humedad. Se localiza a escasa altitud, en barrancales y laderas umbrosas, sin alejarse de la influencia marina. Suele alternar con alcornoques, encinas y castaños.

Algarrobo. (Ceratonia siliqua)

AlgarroboArbol prennnifolio que puede llegar hasta los 10 m. de altura aunque, lo normal es que en las zonas de cultivo y matorral donde habitualmente se localiza en nuestra zona , apenas llegue a los 5 m. Su copa es muy densa, globosa o copuliforme y abombada, con abundante follaje y que proporciona buena sombra. El tronco es generalmente muy ramificado a poca altura del suelo. La corteza, incluso en los ejemplares viejos, es lisa y sólo ligeramente surcada, gris pardusca. Sus hojas son alternas y compuestas, y sus flores pueden ser unisexuadas o bien hermafroditas. El fruto es leguminoso (la algarroba) de unos 2-3 cm. de anchura y 10-20 cm. de largo y de color chocolate cuando esta maduro. La algorraba tiene en principio sabor dulce pero muy pronto se endurece. Los frutos permanecen durante todo el año en el árbol, sobre todo en las ramas más viejas.

Jara pringosa.(Cistus ladanifer)

JaraEs un arbusto que puede medir hasta dos metros y medio de altura. Tiene hojas enteras agrupadas en pares. Son de forma alargada y estrecha y de una longitud de unos diez centímetros de largo por uno y medio de ancho. Las hojas de la jara son especialmente olorosas y aromáticas, y suelen estar recubiertas de una sustancia pegajosa llamada «ládano». En los meses de abril y junio hacen su aparición las grandes flores de esta planta, que pueden llegar a alcanzar 10 cm de diámetro. Tienen cinco pétalos de color blanco con una característica mancha púrpura en su base. Suele asociarse a otras cistáceas, como jaguarzos y jarillas, formando densos matorrales mediterráneos.

Rosal silvestre (Rosa canina)

Su nombre significa «rosa de perro» que, posiblemente, alude al parecido de sus aguijones con los colmillos de este animal. Es un arbusto enmarañado de 1 a 3 m. de altura, que en los tallos presenta fuertes pinchos curvados en forma de garfio. El fruto, llamado «escaramujo» o «tapaculo», es carnoso y de color rojo. Florece de mayo a julio y los frutos maduran al final del verano o a principios de otoño. El principal aprovechamiento es el fruto, especialmente por su riqueza en vitaminas: carotenoides, vitamina P y sobre todo C, y además son astringentes. Se pueden consumir directamente o en mermeladas y se puede hacer con ellos preparados farmaceúticos.

Mirto (Myrtus communis)

Es un pequeño arbusto que puede alcanzar hasta 4 ó 5 m. Las ramas son erguidas y las hojas perennes y coriáceas. Las flores, solitarias sobre largos pedúnculos, son olorosas y blancas. El fruto es redondeado, normalmente negroazulado y con abundantes semillas. Florece al final de la primavera o en verano y fructifica en otoño-invierno. Se reproduce fácilmente por esquejes y tiene un desarrollo lento. Requiere climas suaves, donde la sequía estival no sea excesivamente acusada y suelos frescos y algo húmedos. Habita en los sotobosques del encinar y en los más frescos del alcornoque, así como en los matorrales originados en la tala, quema o degradación de estos bosques esclerófilos.

Esparraguera . (Genero asparagus)

Planta perenne, leñosa, con tallo que puede llegar hasta 90 cm. de largo, ramificado y espinoso. Tallo inclinado hacia los lados, casi liso, blanco, con hojas membranosas, reducidas a una espina separada, de entre 5 y 16 mm. de largo. Sus flores son hermafroditas, aromáticas y blancas. Esta planta sobre todo en su variedad acutifolius es muy apreciado su consumo en nuestra comarca, siendo tradicional su recogida por particulares y su consumición en la gastronomía popular.

 

Fauna

La comarca Corredor de la Plata, es zona de importante presencia de especies autóctonas que encuentran en ella su hábitat. Las especies que encontramos son características de un paisaje de sierra poco degradado, con zonas más abruptas que otras que permiten la proliferación de dichas especies.

Entre los mamíferos, destacan como más importantes el ciervo, que está como en otras sierras españolas en plena expansión, pudiendo encontrarse desde El Madroño hasta Castilblanco de los Arroyos. El jabalí es otro mamífero muy numeroso en la comarca, que incluso llega a ser abundante en la zona de El Castillo de las Guardas, es por ello por lo que la comarca tiene gran tradición cinegética. Todos los animales carnívoros característicos del monte mediterráneo están presentes en la zona. Es importante nombrar dentro de los carnívoros al lobo, que aunque desapareció casi en su totalidad en la comunidad andaluza, encuentra su hábitat en nuestra comarca, concretamente en el paraje conocido como «Pata del Caballo», espacio protegido por su impor-tancia faunística y botánica, comprendido entre los términos municipales de El Madroño y Aznalcóllar. Este mismo paraje es hábitat de nutrias y otras especies protegidas como el lince. Destaca también el meloncillo, del que quedan ejemplares en la zona de de Aznalcóllar como en la de Castilblanco. Otras especies presentes en general son: el gato montés, el zorro, la comadreja, el tejón, la gineta, el conejo, la liebre etc… Su avifauna es importante destacando la cigüeña negra, especie protegida que se encuentra en el paraje «Pata del Caballo». Destaca la diversidad y abundancia de rapaces: el águila real, culebrera y calzada, el gavilán, el milano negro y real, que se dan cita en los riscos y bosques.

En los embalses y ríos están presente especies piscícolas tales como la lamprea marina, el lucio, la boga de río, el barbo, la carpa, el black-bass, etc. Destacan las siguientes especies:

Lince. (Lynx pardina)

Lince Entre sus principales características destaca el pelaje pardo amarillento con numerosas manchas negras, las orejas adornadas con unos largos penachos, patillas muy prolongadas y la cola muy corta en relación con otros felinos. Posee una agudeza visual fuera de lo común, que le permite distinguir a grandes distancias a sus posibles presas. Se cree que es capaz de ver un conejo a 300 metros de distancia, a un corzo a 500 metros y a un ratón a unos 75 metros. Posee garras retráctiles, es decir, que se encuentran enfundadas en cavidades especiales y sólo las despliegan cuando es necesario. Son animales solitarios y exclusivistas que, salvo en la época de celo, viven siempre aislados en territorios que defienden incansablemente, y de los cuales expulsan a otros individuos de su misma especie. Su marcado carácter retraído y huidizo, y su actividad fundamentalmente nocturna y crepuscular, le hacen pasar inadvertido en las zonas en que vive, siendo casi imposible para el hombre observar a un lince en estado salvaje.

Ciervo. (Cervus elaphus)

CiervoEs el mayor de los herbívoros salvajes. Animal corpulento con claro dimorfismo sexual: los machos son mucho mayores y están provistos de grandes cuernas ramificadas. Es poco territorial, sólo las hembras forman rebaños junto a jóvenes de ambos sexos y capitaneados por una hembra vieja y experimentada. El celo, famosa berrea, tiene lugar a comienzos del otoño, dan a luz las hembras en los meses de junio y julio del año siguiente. A los ocho meses de edad aparecen las primeras cuernas en los jóvenes cervatillos, que mantiene dos pequeños puntas hasta el segundo año, por lo que son llamados varetos. Al segundo año, se ramifica en horquilla y al tercero, le saldrá una nueva punta en cada rama, pero, a partir de aquí, se pierde correlación entre el número de puntas y la edad del ciervo, dependiendo el tamaño de las cuernas más bien de su alimentación y estado de salud que de la longevidad.

Lobo. (Canis Lupus)

LoboEs un cánido con el aspecto general de un perro grande y robusto. Tiene la cabeza alargada, el hocico puntiagudo, las orejas cortas, triangulares y erectas, y los ojos oblicuos. La cola, bastante larga, puede llegar a medir hasta 40 centímetros. La longitud de todo su cuerpo es de más de un metro y los grandes machos pueden alcanzar un peso de 50 kg. Las extremidades del lobo son fuertes y largas. Su pelaje es de color grisáceo, con tonalidades negras. En verano, éste se hace más corto y más pardo que en la época invernal. Es un cazador social. En la tarea de buscar alimento colaboran todos los miembros de la manada. Suelen realizar largos desplazamientos en un sólo día y especialmente por la noche. Se alimenta de mamíferos como corzos, ciervos, roedores y carroña. Muy característico es el inquietante aullido nocturno del lobo, que tantas leyendas ha generado.

Meloncillo. (Herpestes ichneumon)

Es el único representante de la familia de las mangostas en Europa. Es de color marrón grisáceo, cuerpo fusiforme, patas cortas, pequeñas orejas y el tipo de garras se puede catalogar como una especie perfectamente adaptada al matorral mediterráneo y excelente cavador. Sólo sobrevive el meloncillo donde quedan densas manchas de jaras, brezo, retama, jaguarzo o lentisco. Tiene una dieta variada, a base de conejos jóvenes, insectos y reptiles, si bien es precisamente por su fama de cazador de serpientes por lo que mejor se le conoce. Las crías nacen en verano.

Jabalí común. (Sus scrofa)

JabalíPerteneciente a los ungulados artiodáctilos o de dedos pares, están admirablemente dotados para recorrer los bosques, matorrales o prados moviéndose en pequeñas manadas para luchar por su rango y sus consortes, defenderse de los predadores y disfrutar de una dieta variadísima. De tamaño mediano (50-200 kg.) se caracteriza por una cabeza grande, cuello corto y cuerpo fuerte pero ágil, cubierto de pelaje áspero y erizado, los ojos son pequeños, y las expresivas orejas relativamente largas. El prominente hocico tiene un distintivo par de colmillos bien desarrollados y curvados hacía arriba y termina en una nariz móvil, en forma de disco. Su pelaje formado por cerdas marrón grisáceo presenta unas características rayas al nacer el animal. Se alimentan de una amplia variedad de especies de plantas y partes de éstas (setas, helechos, hierbas, raíces, hojas, bulbos y frutas) pero comen asimismo larvas de insectos, pequeños vertebrados y lombrices de tierra. El apareamiento tiene lugar en otoño y las hembras paren en la primavera siguiente una camada que puede llegar hasta los 12 individuos. Su longevidad va desde los 15 a los 20 años.

Águila culebrera. (Circaetus gallicus)

Águila CulebreraEs una rapaz de mediano tamaño, de una longitud de 66 a 69 centímetros entre el pico y la cola y grandes alas que alcanzan una envergadura de hasta 160 centímetros. Esta rapaz destaca por tener la parte inferior de las alas de tonos muy claros, excepto las puntas, mientras que la parte superior es más bien oscura. De su voluminosa cabeza resaltan los grandes ojos limón, situados casi en posición frontal, parecidos a los de sus parientes las rapaces nocturnas. El pico es relativamente pequeño y sus patas, largas y desprovistas de plumas en los tarsos, poseen fuertes escamas que le protegen de las posibles picaduras de los ofidios. Utiliza la Península Ibérica para reproducirse. Abandona España a finales de septiembre para pasar el invierno en África, regresando de nuevo a nuestro país en el mes de marzo. Suele cazar en terrenos abiertos utilizando con asiduidad la técnica de cernirse en el cielo sin apenas mover las alas. Es la única rapaz que se alimenta casi exclusivamente de serpientes.